A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Womens Health logo

Noticias

divider line
health day

Retrasar la jubilación podría prevenir la escasez de enfermeras prevista

JUEVES, 17 de julio de 2014 (HealthDay News) -- La cantidad de enfermeras registradas del país ha estado aumentando más de lo que se esperaba, sobre todo porque las enfermeras de la generación de la postguerra están trabajando hasta una edad más avanzada que nunca antes, según un estudio reciente.

Debido tanto a la jubilación tardía de las enfermeras experimentadas como a un aumento súbito en las enfermeras recién graduadas, en 2012 había casi tres millones de enfermeras en Estados Unidos, alrededor de medio millón más de lo que se calculó hace una década.

El motivo exacto de que las enfermeras de la generación de la postguerra no se estén jubilando se desconoce. Pero quizá sea parte de una tendencia entre otros estadounidenses, sobre todo las mujeres, apuntó David Auerbach, investigador principal de políticas de la RAND Corporation, en Boston. "Quizá sigan en la fuerza laboral debido a su esperanza de vida más larga y a la satisfacción que obtienen de tener empleo".

Auerbach sugirió que es posible que la tendencia sea parte de un cambio que va más allá de la enfermería y que abarca el posicionamiento de las mujeres en la fuerza laboral. "Se están haciendo eco de la posición de los hombres, trabajando más tiempo, sobre todo en las épocas económicamente difíciles", señaló.

La tendencia de que las enfermeras registradas retrasen la jubilación ha ampliado la carrera promedio de enfermería en 2.5 años tras los 50 años de edad, y aumentó la fuerza laboral de 2012 en 136,000 enfermeras registradas, según la información.

El tamaño de la fuerza laboral de enfermeras registradas es particularmente sensible a los cambios en la edad de jubilación, dada la gran cantidad de enfermeras de la generación de la postguerra que ahora están empleadas. Alrededor del 74 por ciento de las enfermeras de 62 años, y el 24 por ciento de las de 69, siguen trabajando, anotaron los investigadores.

Aunque quizá que las enfermeras experimentadas permanezcan más tiempo en el trabajo sea algo positivo, para las recién graduadas encontrar trabajo resulta más difícil, apuntaron los expertos.

Una escasez de enfermeras a finales de los 90, junto con la anticipación de que muchas enfermeras de la generación de la postguerra se jubilarían al mismo tiempo, hizo que las universidades ampliaran sus programas de educación en enfermería tras 2000, apuntó Auerbach. "Entre 2002 y 2012, el número de graduadas de las escuelas de enfermería se duplicó", dijo.

Pero la gran recesión que comenzó en 2008 podría haber cambiado los planes de jubilación de muchas enfermeras, que quizá hayan visto cómo sus fondos de jubilación se desplomaban, tenían cónyuges desempleados o con un empleo insuficiente y, posiblemente, hijos adultos que volvieron a casa, apuntó Judee Berg, directora ejecutiva y presidenta del Instituto de Enfermería y Atención de la Salud de California.

Al mismo tiempo, el sistema de atención de salud se ha estado modificando como respuesta a la implementación de la Ley del Cuidado Médico a Bajo Precio, buscando reducir el número de días que las personas están hospitalizadas y enfatizando más la atención ambulatoria y en casa, señaló Berg. Esto significa que para algunas graduadas de los programas de enfermería encontrar trabajos en los hospitales está resultando más difícil, añadió.

Pero los expertos predicen una nueva escasez emergente, una tormenta perfecta, cuando la economía mejore, y las enfermeras de la generación de la postguerra por fin se jubilen y la generación completa de la postguerra sean adultos mayores. Los datos de la Oficina del Censo de EE. UU. muestran que hay más de 76 millones de miembros de la generación de la postguerra en Estados Unidos. "Hay una preocupación real de que suceda una jubilación acumulada", planteó Berg.

Incluso ahora, la escasez de trabajo para las nuevas enfermeras no es universal. Algunas regiones de Estados Unidos (Texas, Florida y Dakota del Norte) tienen muchos trabajos disponibles para las recién graduadas, afirmó Berg.

La información para el estudio provino de la Encuesta comunitaria estadounidense (ACS) y de la Encuesta de la población actual (CPS), de 2001 a 2012. Los datos incluyeron a todas las encuestadas de 23 a 69 años de edad que reportaron estar empleadas como enfermeras registradas durante la semana de la encuesta.

La CPS encuesta a más de 100,000 personas, y es administrada por la Oficina de Censos de EE. UU. Provee datos sobre unas 3,000 a 4,000 enfermeras registradas al año. La encuesta ACS incluyó a hasta 30,000 enfermeras registradas en el periodo de la muestra. Los datos se usaron para calcular el número de enfermeras a tiempo completo que trabajaban cada año y su edad.

Por ahora, la tendencia significa que los consumidores de atención médica probablemente tendrán enfermeras más experimentadas y con más conocimiento, tanto en los hospitales como en los ámbitos comunitarios y domiciliarios, afirmó Berg.

"Los pacientes probablemente noten que las enfermeras que ven son cada vez más viejas", comentó Auerbach.

Los hallazgos del estudio aparecen en línea el 16 de julio y en la edición impresa de agosto de la revista Health Affairs.

Más información

Para más información sobre cómo convertirse en enfermera registrada, visite la Asociación Americana de Enfermería (American Nurses Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

Return to top