A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Womens Health logo

Noticias

divider line
health day

Comenzó la temporada de huracanes: ¿está listo?

JUEVES, 3 de julio de 2014 (HealthDay News) -- El huracán Arthur amenaza la costa este de Estados Unidos, lo que sirve como un importante recordatorio para las personas sobre las preparaciones de seguridad que deben realizar para la temporada de huracanes.

Los apagones y las inundaciones son comunes cuando hay huracanes, y podrían poner sus suministros de comida y agua potable en riesgo, según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.

Por eso, la agencia recomienda mantener suministros de emergencia de comida y agua almacenadas en casa. La cantidad recomendada de agua es un galón (casi 4 litros) por persona por día, o sea unos doce galones (45 litros) para una familia de cuatro. Eso debe durar tres días. Debe usar agua embotellada comprada en una tienda, y mantenerla en un lugar seco y oscuro.

Sus suministros de comida de emergencia deben tomar en cuenta las necesidades dietéticas de su familia. Debe revisar las fechas de caducidad de estos alimentos de forma rutinaria, y si es necesario, reemplazarlos.

También es importante asegurar que tiene un suministro suficiente de los medicamentos recetados de cualquier miembro de la familia que los necesite, porque tras una tormenta seria, quizá pase algo de tiempo antes de que las farmacias abran de nuevo, señaló la FDA.

Si tiene mascotas, asegúrese de tener suministros de emergencia de comida, agua y medicina para ellas.

Si la electricidad falla, mantenga las puertas de la nevera y del congelador cerradas. La comida en una nevera cerrada se puede comer de forma segura si la electricidad falla durante menos de cuatro horas. La comida en el congelador está segura durante 48 horas si el congelador está lleno, o durante 24 horas si está medio lleno.

Si la electricidad no ha vuelto tras cuatro horas, transfiera la comida de la nevera a una nevera portátil con hielo o paquetes de gel congelados. Descarte cualquier alimento perecedero que haya estado por encima de los 40 ºF (4.4 ºC) durante dos o más horas, aconsejó la FDA.

Si ha habido inundaciones, no coma ningún alimento que no esté en un recipiente impermeable si hay cualquier probabilidad de que haya entrado en contacto con el agua de la inundación. Revise los enlatados y descarte todas las latas que muestren señales de daño, como hinchazón, escapes, perforaciones, agujeros u óxido.

Si es posible, solo dé a los bebés fórmula lista para comer. Si solo hay fórmula concentrada o en polvo disponible, prepárela con agua embotellada o agua que haya esterilizado. Asegúrese de que el biberón y la tetina estén limpios.

Para el agua potable, use agua embotellada que no se haya expuesto a las aguas de la inundación. Si no hay agua embotellada disponible, hierva el agua durante un minuto. Deje que el agua hervida se enfríe, y guárdela en recipientes limpios con tapas, enfatizó la FDA.

Si no puede hervir el agua, use lejía para la casa. Añada 1/8 de cucharadita (8 gotas) de lejía líquida para la casa sin perfume y regular por cada galón (casi 4 litros) de agua. Mézclela bien y déjela reposar al menos 30 minutos antes de usarla.

Si el agua está turbia, fíltrela con un paño limpio o permita que se asiente y saque el agua clara para desinfectarla.

Si su pozo se inundó, haga que lo evalúen y lo desinfecten cuando las aguas de la inundación bajen, dijo la FDA.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. tiene más información sobre los huracanes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

Return to top