A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Womens Health logo

Noticias

divider line
health day

Las lesiones y la violencia son las principales causas de muerte entre los estadounidenses jóvenes

MARTES, 1 de julio de 2014 (HealthDay News) -- Casi el 80 por ciento de las muertes de estadounidenses de 30 años o menores son resultado de una lesión o de la violencia, reportaron el martes las autoridades sanitarias de EE. UU.

Hay más estadounidenses jóvenes que mueren de lesiones que de ninguna otra causa, según un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Esas muertes son provocadas por accidentes de automóvil, ahogamiento, lesiones relacionadas con las armas de fuego, caídas, asaltos, sobredosis de drogas y otras causas prevenibles.

"Casi 180,000 personas de todas las edades mueren cada año en EE. UU. por las lesiones y la violencia, lo que equivale a una muerte cada tres minutos", lamentó la autora líder, Tamara Haegerich, investigadora de la división de prevención de las lesiones no intencionadas de los CDC.

En 2010, las tres causas principales de muerte entre los jóvenes fueron las lesiones no intencionadas, el suicidio y el homicidio, según el informe, que aparece en línea el 2 de julio en la revista The Lancet.

Las lesiones son costosas. En 2010, el costo estimado de los 31.2 millones de las lesiones no intencionadas y relacionadas con la violencia no letales fue de más de 500 mil millones en atención médica y productividad perdida, hallaron los investigadores.

"Las lesiones y la violencia no son inevitables, pueden prevenirse", planteó Haegerich.

El informe sobre las lesiones no intencionadas y la violencia resalta la necesidad de esfuerzos de prevención de amplio alcance, señalaron los investigadores.

Los programas diseñados para prevenir las lesiones y la violencia pueden funcionar, dijeron Haegerich y otros expertos. La obligación de usar asientos de seguridad para los niños, las leyes sobre los cinturones de seguridad, y las leyes sobre la conducción bajo la influencia del alcohol han reducido el número de muertes por lesiones y los costos relacionados, apuntó.

El Dr. Leopoldo Malvezzi, director de traumatología del Hospital Pediátrico de Miami, en Florida, afirma que la prevención de las lesiones es un "tema de salud pública".

"Cuando se usan estrategias de prevención, son efectivas, pero algunas medidas se pierden en los pleitos políticos", lamentó. "Este país tiene el número más alto de muertes relacionadas con las armas de fuego. Ningún otro país civilizado tiene este tipo de cifras".

Las leyes sobre la seguridad de las armas de fuego podrían prevenir tanto los suicidios como los homicidios, aseguró Malvezzi. "Las personas se pueden suicidar en dos segundos si tienen acceso a un arma de fuego, aunque no quieran hacerlo de verdad, mientras que suicidarse conlleva mucho esfuerzo si no se tiene un arma de fuego, y por lo general la gente no lo hace", comentó.

Malvezzi cree que las muertes por las lesiones y la violencia se pueden prevenir a través de programas coordinados de salud pública.

"Lo que salva decenas de miles de vidas son unos sistemas que trabajen para que la gente no se haga daño", planteó. "Los hospitales deben tener un programa de prevención de las lesiones. Aunque parezca raro, eso salva más vidas incluso que un programa de traumatología".

Por ejemplo, el Hospital Pediátrico de Miami requiere que los padres prueben que tienen un asiento de coche seguro para el bebé antes de que el niño pueda abandonar el hospital, comentó Malvezzi.

El Dr. Alan Kaplan, director de medicina de emergencias del Hospital de Plainview en Plainview, Nueva York, se mostró de acuerdo en que los esfuerzos de prevención son esenciales.

"Existe un enorme potencial en la educación sobre la prevención de los accidentes de vehículos motores, las caídas de las personas mayores, las sobredosis de fármacos recetados, el suicidio y el homicidio, y la seguridad de los niños, para mencionar unas pocas", aseguró.

Haegerich dijo que los programas de prevención de la violencia basados en la escuela y el cuidado de acogida terapéutico en lugar de la cárcel juvenil han resultado efectivos. Ampliar esos programas, y otros, podría reducir las lesiones, dijo.

Pero las buenas ideas y los programas no conducen a mejoras inmediatas, apuntó Kaplan. "Comunicar esos mensajes al público resulta difícil", dijo. "También es caro".

Otros hallazgos del informe sobre el 2010 a continuación:

  • En todas las edades, las cinco causas principales de muertes por lesiones fueron los accidentes de vehículos motores, las intoxicaciones, las caídas, los suicidios con armas de fuego y los homicidios con armas de fuego.
  • Casi cuatro quintos de las muertes de adultos jóvenes se debieron a lesiones, apenas una quinta parte a enfermedades crónicas, y solo un 1 por ciento a enfermedades infecciosas.
  • Los suicidios fueron dos veces más comunes que los homicidios (38,364 suicidios frente a 16,259 homicidios).
  • Las tasas más altas de suicidio se hallaron entre los amerindios y los nativos de Alaska (16.9 por cada 100,000) y los blancos (14.9 por cada 100,000).
  • Las tasas de homicidio de los negros (18.6 por cada 100,000) fueron el doble que las de los amerindios y los nativos de Alaska, y varias veces más altas que las de los demás grupos.
  • En comparación con las mujeres, los hombres tenían unas cuatro veces más probabilidades de suicidarse (casi 20 por cada 100,000 frente a 5 por cada 100,000) o cometer una asesinato (8.3 por cada 100,000 frente a 2.2 por cada 100,000).
  • Las muertes por analgésicos narcóticos como la oxicodona y la hidrocodona casi se cuadruplicaron desde 1990, llegando a más de 38,300.

Más información

Para más información sobre la prevención de las lesiones, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

Return to top