A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Womens Health logo

Noticias

divider line
health day

Hay más adultos jóvenes que reciben atención de salud mental gracias a la Obamacare, según un estudio

LUNES, 4 de agosto de 2014 (HealthDay News) -- La cantidad de adultos jóvenes estadounidenses que siguen un tratamiento de salud mental ha aumentado desde que entró en vigor la cláusula de la cobertura de dependientes con la adopción de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, según un nuevo estudio.

Esa cláusula clave asegura a las personas de 19 a 25 años de edad tengan la opción de permanecer en el plan de seguro médico de sus padres. Ha estado en vigor desde septiembre de 2010.

En el nuevo estudio, los investigadores descubrieron que este hecho podría estar permitiendo que un mayor número de adultos jóvenes reciban atención de salud mental. Poco después de que se aprobara el decreto, la cantidad de personas de 18 a 25 años en tratamiento de salud mental aumentó a nivel nacional, en un par de puntos porcentuales entre aquellos que presentaban posibles síntomas de afecciones psiquiátricas.

"Se trata de muy buenas noticias", dijo el Dr. Jeffrey Borenstein, psiquiatra y presidente de la Brain & Behavior Research Foundation en la ciudad de Nueva York.

"A menudo, los trastornos de salud mental, como la esquizofrenia, la depresión y el abuso de sustancias se manifiestan primero en este grupo de edad", dijo Borenstein, que no participó en el estudio. Al mismo tiempo, añadió, estos trastornos pueden evitar que algunos adultos jóvenes consigan un trabajo, y obtener así su propio seguro médico.

Brendan Saloner, uno de los investigadores del estudio, se mostró de acuerdo en que los adultos jóvenes son "particularmente vulnerables" por esas razones.

En función de los nuevos hallazgos, dijo Saloner, la cláusula parece ser un "peldaño importante" para la mejora del acceso de los estadounidenses jóvenes a la atención de la salud mental.

Saloner, profesor asistente en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore, era becario de la Robert Wood Johnson Foundation en el momento en que se realizó el estudio. Él y su colega Benjamin Le Cook informan de los hallazgos en la edición de agosto de la revista Health Affairs.

Para realizar el estudio, los investigadores usaron los datos de una encuesta anual de salud del gobierno que incluye preguntas utilizadas para la evaluación de los problemas de salud mental o de abuso de sustancias. Entre 2008 y 2012, hubo más de 20,000 personas de 18 a 25 años de edad con posibles signos de estas afecciones.

El equipo de Saloner descubrió que antes de que la cláusula entrara en vigor, aproximadamente el 31 por ciento de esos jóvenes habían recibido algún tipo de tratamiento para la salud mental durante el año anterior. Después de que la cláusula entrara en vigor, el porcentaje aumentó hasta el 33 por ciento.

El aumento fue pequeño, pero pareció mayor cuando se comparó con la tendencia entre las personas de 26 a 35 años de edad, cuya tasa de tratamientos para la salud mental en realidad se redujo durante el periodo de estudio.

Además, dijo Saloner, hubo un aumento en la cantidad de personas jóvenes que dijeron que su atención de salud mental estaba cubierta por su seguro privado. Después de la cláusula, el 33 por ciento afirmaron que el seguro privado cubrió su último tratamiento, frente al 29 por ciento en los dos años anteriores a que la ley entrara en vigor.

Por otra parte, lo contrario fue cierto para las personas de 26 a 35 años de edad. Entre 2008 y 2008, más del 38 por ciento dijeron que el seguro privado cubrió su último tratamiento de salud mental. Después de 2010, esa cifra cayó hasta el 29 por ciento.

"Sí que vemos que la [Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio] está teniendo un efecto protegiendo económicamente a los adultos jóvenes", dijo Saloner.

Aun así, tanto él como Borenstein afirmaron que la cobertura médica es solo una parte del hecho de que los adultos jóvenes que lo necesitan obtengan un tratamiento de salud mental.

Por un lado, las personas necesitan proveedores en sus comunidades que puedan ofrecerles el tratamiento que desean. "Hay áreas del país en las que hay pocos servicios", dijo Saloner. "El simple hecho de tener un seguro no significa que alguien tenga acceso a un proveedor, o a alguien que pueda atenderle en un plazo razonable".

Según Borenstein, otra barrera es la persistencia del estigma asociado a las afecciones de salud mental.

"Las personas con trastornos de salud mental son objeto de prejuicios y discriminación, de modo que algunos evitan el tratamiento", dijo. "Tenemos que cambiar esto. Las personas no deberían sufrir en silencio".

Más información

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. tiene más información sobre la salud mental de las personas jóvenes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

Return to top