A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Noticias
divider line
health day

¿Engorda la felicidad matrimonial?

MARTES, 22 de enero (HealthDay News) -- Todo el mundo ha tenido un amigo que cuando era soltero era esbelto, y que engordó notablemente tras entrar en el feliz estado matrimonial.

Ahora, hay pruebas de que no se trata de algo imaginario. Tras seguir a un grupo de recién casados durante cuatro años, los investigadores hallaron que mientras más feliz se es en el matrimonio, más probable es que se aumente algo de peso.

"El hecho de que el matrimonio en sí se asocia con el aumento de peso y el divorcio con la pérdida de peso está bastante aceptado", señaló la investigadora líder Andrea Meltzer, profesora asistente de psicología y psicóloga social de la Universidad Metodista del Sur, en Dallas. "Lo que no está tan claro es el rol de la satisfacción [matrimonial] en el aumento de peso en el matrimonio".

Para concentrarse en ese aspecto, Meltzer reclutó a 169 parejas jóvenes. Todos se habían casado en los seis meses anteriores, y se les dio un seguimiento durante cuatro años. En promedio, los esposos tenían 25 años y las esposas 23. En ocho ocasiones, se recolectó información tanto sobre la satisfacción con la unión como del peso.

¿El resultado?

"La satisfacción se asoció positivamente con el aumento de peso", señaló Meltzer. "Los cónyuges que están más satisfechos tienden a aumentar más peso, y los cónyuges que están menos satisfechos aumentan menos peso".

El hallazgo se sostuvo incluso tras compensar por factores tan obvios como el embarazo, señaló. La asociación no prueba una relación causal, enfatizó.

Meltzer presentó los hallazgos hace poco en la reunión anual de la Sociedad de Psicología de la Personalidad y Social (Society for Personality and Social Psychology), en Nueva Orleáns.

¿Cómo se explica el peso adicional?

Meltzer especuló que quizás los que se sienten menos satisfechos con la relación estén pensando en el divorcio. Entonces, quizás intenten mantener el peso ideal para atraer a una nueva pareja.

Los que están satisfechos podrían sentirse aliviados porque ya han encontrado pareja, y relajarse con las estrategias de control de peso. Meltzer llama a esto el modelo del "mercado de parejas", y sugiere que el mantenimiento del peso se ve mayormente motivado por el deseo de atraer a una pareja.

Para el estudio, Meltzer dijo que no separó a los hombres y a las mujeres, pero que el efecto se sostuvo en ambos sexos.

El aumento promedio de peso en el periodo de cuatro años no fue muy grande, pero Meltzer anotó que podría llegar a ser una cantidad sustancial con el tiempo.

Al inicio del estudio, los maridos tenían un índice de masa corporal (IMC) de casi 26, lo que se define como un sobrepeso ligero. El IMC promedio de las esposas era de 23, que se define como un peso normal.

"Por cada aumento de una unidad hallado en la satisfacción, ya fuera por parte de la persona o de la pareja, ocurrió un aumento de 0.12 en el IMC cada seis meses, en promedio", señaló Meltzer.

Por ejemplo, una mujer de 5 pies y 4 pulgadas con 120 libras de peso tiene un IMC de 20.6. Si aumenta media libra, su IMC aumentaría a alrededor de 20.7.

"Al final del estudio de cuatro años, [en promedio] seguían en un rango saludable de peso", anotó Meltzer. "Pero aún no sabemos qué sucede tras cuatro años".

Una experta señaló que los hallazgos tienen sentido.

La idea de que los cónyuges menos satisfechos podrían vigilar su peso para prepararse para buscar una nueva pareja y que los cónyuges más felices podrían descuidarse es "muy plausible", aseguró Charlotte Markey, profesora asociada de psicología de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey.

Sin embargo, apuntó, otros factores podrían ayudar a explicar el aumento de peso en el matrimonio. "También es posible que las parejas felizmente casadas se vean con más frecuencia y coman más veces juntas [comer en compañía puede llevar a las personas a comer más]".

En su propia investigación, presentada en la misma reunión, Markey halló que los cónyuges se comparan entre sí cuando hacen evaluaciones sobre su propio peso. Para su investigación, estudió a más de cien parejas de heterosexuales y a 72 parejas de lesbianas.

"Es bastante intuitivo, pero nunca se ha documentado", dijo. "Las personas en relaciones parecen compararse con sus cónyuges, y esas comparaciones parecen conformar cómo se sienten sobre su peso y su cuerpo".

"Se esperaría que si alguien tiene sobrepeso, se sentiría mal", apuntó Markey. "Si uno tiene sobrepeso y está en una relación con alguien más delgado, se sentiría mucho peor".

También halló que las mujeres que reportaban una baja calidad de la relación eran propensas a adoptar estrategias malsanas de gestión del peso, como las dietas extremas.

¿Qué deben hacer los recién casados?

Los temas de salud, lo que incluye el mantenimiento del peso, son temas de la relación, enfatizó Markey. Las parejas deben hablar sobre cómo comer bien y mantenerse físicamente activas.

"Estas cosas no deben de ir separadas. Si usted ama a su pareja, involúcrese e invierta en su salud", aconsejó. "También debe importarle mantener su propia salud para que pueda estar con su pareja durante mucho tiempo".

Las investigaciones presentadas en reuniones médicas se deben considerar como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre cómo perder peso de forma saludable, visite la Academia Americana de Nutrición y Dietética (American Academy of Nutrition and Dietetics).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

Return to top